Other Manual Translations: English français português

El amor de Dios vence el distanciamiento social

"Aunque nos sintamos un poco solos durante este tiempo de separación, es bueno recordar que el amor de Dios es lo suficientemente grande como para llenar los vacíos creados por el distanciamiento social. Una ilustración fotográfica de Kathryn Price, United Methodist Communications."
"Aunque nos sintamos un poco solos durante este tiempo de separación, es bueno recordar que el amor de Dios es lo suficientemente grande como para llenar los vacíos creados por el distanciamiento social. Una ilustración fotográfica de Kathryn Price, United Methodist Communications."

Los metodistas unidos están acostumbrados a estar juntos. Nuestras raíces se remontan a un grupo de estudiantes universitarios que se juntaban para animarse unos a otros en su marcha espiritual. En los primeros días de la iglesia, los metodistas a menudo se reunían sin un pastor para “cuidar unos de otros en amor”. Después de casi 300 años de que estos estudiantes se juntaron por primera vez, nuestras iglesias siguen reuniéndose para la adoración, grupos pequeños, escuela dominical, comidas comunitarias, ensayo de coro y mucho más.

Pero ahora echamos de menos la conexión con nuestra familia cristiana. Las autoridades de gobierno han llamado a mantener distanciamiento social a fin de ayudar a frenar la propagación del virus corona (o Covid-19). Así que, hemos cerrado las puertas de nuestros templos y hemos cancelado todas nuestras reuniones. Aunque la tecnología nos ayuda, no es lo mismo que sentarnos juntos en el mismo lugar.

Aunque nos sintamos solos durante este período de aislamiento, es bueno que recordemos que el amor de Dios es lo suficientemente grande como para cerrar las brechas creadas por el distanciamiento social.

Sanidad desde lejos

En el capítulo 4 del Evangelio de Juan, un padre que trabajaba como oficial de la monarquía se acercó a Jesús para pedirle que vaya a su casa a sanar a su hijo que agonizaba. Jesús respondió: “ve a casa, tu hijo vive”. Cuando volvía a casa, algunas personas le salieron al encuentro para decirle: “tu hijo vive”.

Curioso de cuándo ocurrió la sanidad, el padre preguntó la hora en que su hijo había sanado. Y le dijeron: “La fiebre lo dejó ayer a eso de la una de la tarde”. Esa fue la hora en que Jesús le dijo que hijo viviría.

La mayor parte del tiempo, las sanidades que Jesús realizaba incluían algún tipo de contacto físico. Jesús tocó al leproso. Una mujer tocó el borde de sus vestidos. Jesús tomó barro y lo puso sobre los ojos de un ciego.

Pero esa no era la única forma de sanidad. Una historia similar nos habla de un centurión que fue sanado desde lejos (Mateo 8:5-13; Lucas 7:1-10). Otras veces Jesús dijo algo como: “Tus pecados han sido perdonados”, y un hombre que no podía caminar se levantó, tomó su camilla y se fue a casa. Jesús ni siquiera estaba en el mismo cuarto.

Lejos de nosotros

El que tengamos que pasar tiempo lejos de nuestras iglesias, rutinas, amigos y familias nos hará sentirnos aislados y solos, no solo unos de otros sino de Dios. Estoy seguro que así se sentía el padre a quien Jesús dijo: “ve a casa”. El hombre le pidió a Jesús que viniera a su casa a sanar a su hijo, pero Jesús no fue. ¿Quería decir esto que Dios estaba lejos de este padre?

El padre aprendió que el amor de Dios puede cruzar las distancias, porque Dios ya está allí. Nada nos separa del amor de Dios, incluso cuando nos sentimos solos y lejos de Dios. No estamos solos.

Nuevas formas

En estos días solitarios trabajamos desde la casa, miramos televisión en nuestros pijamas, tenemos a los niños ocupados con sus tareas, y usamos los medios sociales para comunicarnos con amigos y familiares. En medio de todo esto, debemos recordar que el amor de Dios cruza las distancias que nos separan. Aunque no podamos estar físicamente juntos, seguimos cuidando unos de otros.

Que tú y yo podamos encontrar formas de conocer y compartir el amor de Jesús, a pesar de que estamos separados.

Joe Iovino trabaja para UMC.org en Comunicaciones Metodistas Unidas.

This story was published March 25, 2020.