Translate Page

La Conferencia de Navidad: Los 10 días que dieron comienzo a la iglesia

La primera Conferencia General de la Iglesia Metodista Americana comenzó en Nochebuena. Nuestros antepasados ​​en la fe nos regalaron un legado que continúa hoy con la Iglesia Metodista Unida. Foto cortesía del Comité de Preservación de la Historia de la Iglesia
La primera Conferencia General de la Iglesia Metodista Americana comenzó en Nochebuena. Nuestros antepasados ​​en la fe nos regalaron un legado que continúa hoy con la Iglesia Metodista Unida. Foto cortesía del Comité de Preservación de la Historia de la Iglesia

Para muchos de nosotros, la mañana del domingo significa descansar en nuestros piyamas y abrir regalos. Para quienes empezaron la iglesia metodista en América, la nochebuena del año 1784 fue el primero de 10 días de serias negociaciones en la iglesia. Al final, los participantes nos donaron el regalo de la formación de una nueva denominación que cambiaría la historia.

La decisión de reunirse

Thomas Coke se encontró con Francis Asbury después de un servicio en la Capilla Barratt, en Fredrica, Delaware. Coke le contó que Juan Wesley lo había enviado para ordenarlo y nombrarlo superintendente de la nueva iglesia metodista en los Estados Unidos.

Esto se veía venir hace tiempo. Los sacerdotes de la Iglesia Anglicana que servían en América tuvieron que volver a Inglaterra durante la Guerra de la Revolución Americana. No había clero que administrara los sacramentos entre los metodistas. Los líderes laicos mantuvieron a las sociedades funcionando, pero necesitaban ministros ordenados.

Cuando la Iglesia Anglicana continuó negándole a Wesley la ordenación de algunos de sus predicadores metodistas para enviarlos a América, tuvo que poner manos a la obra. Wesley mismo ordenó a dos predicadores metodistas para que sirviesen en los Estados Unidos, y nombró a Coke superintendente general.

Después de adorar en la Capilla Barratt ese domingo de noviembre, Asbury y Coke decidieron llamar a una conferencia especial de todos los predicadores metodistas de los Estados Unidos. Se reunirían en la Capilla Lovely Lane, el 24 de diciembre de 1784, para fundar una nueva denominación. La reunión que duró 10 días fue llamada la Conferencia de Navidad.

Debido a que la conferencia se realizaría en solo 40 días, había que correr la voz de inmediato. Freeborn Garrettson, líder de la sociedad de la Capilla Barratt, se montó en su caballo y salió a anunciar la noticia. Este sería el Paul Revere del metodismo que más tarde escribiera en su diario, “Mi Señor me fortaleció para galopar unas mil doscientas millas en solo 6 semanas”.

  Philip Otterbein (second from left) participated in the ordination of Francis Asbury. Image courtesy United Methodist General Commission on Archives and History.   

Philip Otterbein (segundo desde la izquierda) participó en la ordenación de Francis Asbury. Imagen cortesía de la Comisión General Metodista Unida de Archivos e Historia.

La conferencia

Garrettson realizó con éxito esta tarea monumental. Según Coke, 81 personas se reunieron en Lovely Lane. “Unos 60 eran predicadores americanos”, hace notar. “La mayoría eran jóvenes”.

Al comienzo de la conferencia que fundó la Iglesia Metodista Episcopal, el único clero presente estaba compuesto de Thomas Coke, Richard Whatcoat y Thomas Vasey —los dos últimos habían sido ordenados por Wesley unas semanas antes. El resto de los asistentes a la Conferencia de Navidad, incluyendo a Asbury, era predicadores laicos. Pronto Coke rectificaría esta situación.

Empezando el Día de Navidad, se ordenó a Francis Asbury como diácono, después presbítero, y después fue consagrado superintendente general, todo en tres días consecutivos —nunca se rompió tal récord otra vez.

Por años, Asbury había servido como líder de facto de los metodista en América. Pero se negó a asumir el papel de superintendente con sólo el nombramiento de Wesley. Insistió que los predicadores lo eligieran para dicho puesto.

Pronto después de la Conferencia de Navidad, los metodistas empezaron a referirse a Coke y Asbury como obispos, a pesar de que Wesley objetaba dicha designación. La Iglesia Metodista Unida todavía elige obispos el día de hoy.

La ordenación de Asbury también presenció un hecho futurista. Philip Otterbein, pastor de la Iglesia Alemana Reformada, participó en la ordenación de Asbury. Otterbein fundó más adelante la Iglesia de los Hermanos Unidos, que fuera precursora de la Iglesia Metodista Unida.

No subsiste ningún acta de la conferencia de Navidad, pero los diarios de los asistentes y lo registrado en el Libro de Disciplina, han provisto material para que los historiadores reconstruyan gran parte de lo ocurrido. Se eligió a doce predicadores laicos que fueron ordenados como presbíteros (clero). El Servicio Dominical que Juan Wesley envió por medio de Coke fue aprobado para su uso en la iglesia —precursor de lo que hoy es el Libro de Adoración. Esta conferencia también discutió la idea de fundar el Cokesbury College. También se tomaron un sin número de decisiones necesarias para la formación de la nueva denominación.

Cuando se dio término a la conferencia, una iglesia había nacido. Asbury escribió de toda esta actividad en su típico estilo discreto: “Gastamos toda una semana en conferenciar, debatiendo libremente y determinando todo a través del voto de la mayoría. Teníamos mucha prisa, y en poco tiempo realizamos mucho trabajo” (The Journal and Letters of Francis Asbury,  18 de diciembre, 1784, p. 939).

Esta no es la manera en la que la mayoría gastaría sus vacaciones de Navidad, pero como descendientes de nuestros precursores en la fe, de seguro que les agradecemos que lo lograran.

Joe Iovino trabaja en UMC.org, en Comunicaciones Metodistas Unidas. Contáctese usando el email: [email protected].

 

 

United Methodist Communications is an agency of The United Methodist Church

©2023 United Methodist Communications. All Rights Reserved