Other Manual Translations: English français português

Ayudando a los niños a procesar el virus corona

Los niños y los consejos sobre el coronavirus
Los niños y los consejos sobre el coronavirus

¿Cuántos recordamos el día en que estábamos sentados frente al televisor cuando de repente el Challenger explotó? ¿Cuántos estuvimos pegados al televisor mientras acontecía el ataque de 9/11? Es muy posible que usted recuerde dónde estaba y que no se haya olvidado de las imágenes que vio en la televisión.

Es importante pensar en nuestros niños en tiempos convulsionados. El caso del virus corona es uno de estos tiempos que exigen distanciamiento social. Los niños se dan cuenta de todo y aunque pareciera que han captado que el mundo ha cambiado… saben que algo está ocurriendo. Todos colectivamente estamos viviendo una crisis que afectará nuestras vidas de muchas formas: socialmente al quedarnos en casa, físicamente si nos enfermamos, emocionalmente al luchar para entender los rápidos cambios, espiritualmente al no podernos reunirnos para la adoración comunitaria, financieramente al perder nuestro trabajo y psicológicamente por el estrés que causa el aislamiento y la ansiedad. De alguna manera la pandemia covid-19 impactará nuestras vidas, y también la de los niños.

Quiero compartir aquí algunas ideas de cómo ayudar a sus pequeños a través de estos tiempos difíciles de pandemia.

Consejos para ayudar a los niños a procesar las noticias sobre el coronavirus

Escuche y hable con su hija o hijo

Es muy importante tomarse el tiempo para preguntar a sus niños si tienen preguntas, miedos y preocupaciones. El que no digan nada no significa que no están escuchando, viendo, preguntándose y preocupándose. Acérquese a su hija y simplemente pregúntele: “mi amor, ¿tienes algún pregunta?” Asegure a sus niños que está bien preguntar y que quizá usted no sepa la respuesta, pero que están todos unidos para enfrentar el problema. Nos sentiremos tentados a tratar de enclaustrar a nuestros niños de lo que pasa o explicar demasiado. Es mejor evaluar lo que los niños entienden de la situación hablando con ellos. Escuche sus preguntas y preocupaciones.

Controle lo que se ve en las noticias

Vigile y tome atención a las noticias y el impacto que tienen en sus niños y también en usted. Queremos saber lo que pasa, especialmente cuando nos sentimos aislados y removidos del resto del mundo. Pero podría ser aterrador para los pequeños ver algunas noticias que hasta asustaría a los adultos.

Sea de ayuda

Otra forma de estar unidos con nuestros pequeños durante este tiempo es encontrar una forma para que nos ayuden a reflexionar como familia. La circunstancias que no podemos controlar nos asustan, así que el encontrar cosas que ellos puedan hace es una buena manera de darles un sentido de significado y control. Escriban cartas que puedan enviar al asilo de ancianos o cosan máscaras para enviarlas a los hospitales. Sea creativa para usar esta oportunidad de trabajar juntos.

Siga chequeando

Examine con frecuencia cómo están los niños. También es importante que se examine a sí mismo para determinar cómo se siente. Los niños son muy perceptivos y a veces no nos damos cuenta cómo nuestro propio estrés los está afectando. Durante la noche dedique tiempo para orar con los pequeños como familia. Aprenderá mucho en cuanto a cómo su hija o hijo está procesando la situación preguntándole por qué o por quién quisiera orar.

Trate de vivir una vida lo más normal posible

Tómese el tiempo para asegurarles a los niños que aunque las cosas han cambiado, usted está con ellos. Ayude a los pequeños a sentir que la vida es normal en medio de los cambios por medio de juntos confeccionar horarios.

Use este tiempo

¿Cuántas veces no hemos dicho “estamos tan ocupados”? ¿Cuántas veces no hemos sentido que la vida es demasiado frenética? Pero ahora tiene tiempo para pasarlo en familia y crear recuerdos y tradiciones. Los israelitas usaron los tiempos de desafío para crear momentos memoriales como la Pascua. Estuvieron juntos y compartieron historias. Recordaron. Quizá hoy sea el momento perfecto para trabajar con esas cajas de fotos que tenía guardadas. Con toda la familia miren las fotos y hagan recuerdos. Lean juntos y rían juntos. Busque proyectos en los que puedan trabajar juntos para divertirse. Jueguen, hagan rompecabezas, miren películas y jueguen en el patio de la casa. Coman juntos.

Sea paciente con usted y la familia

Nadie podría haber planeado bien cómo enfrentar esta pandemia. Todos hemos sido arrebatados de la normalidad de nuestra vida y esto nos trastorna. Algunos trabajan desde la casa mientras que las escuelas y las guarderías están cerradas, lo que se convierte en una experiencia interesante para los padres. Esto infundirá estrés y será abrumador. Los medios sociales le contarán todas las cosas maravillosas que otros están haciendo con la familia, y usted se sentirá inadecuado. Así que, sea paciente consigo mismo. Está bien sentirse estresado o estresada. Pero recuerde que esta situación pasará, y quizá también deberá recordárselo a los niños.

Manténgase en buen estado

Cuide de sí misma y de sus niños. Coma y descanse bien. Lave sus manos con frecuencia y siga las instrucciones para el distanciamiento social. Que Dios no lo quiera, pero si alguien de la familia se enferma, busque ayuda de inmediato. Pida las oraciones de otros. No trate de hacerlo todo a solas. Aunque debemos mantener el distanciamiento social, la tecnología nos permite comunicarnos. Sea creativa en las formas de comunicación.

Esta pandemia hará muchas cosas, pero una cosa que esperamos nos enseñará es que no estamos solos. Este es uno de los dones más importantes que le podríamos dar a nuestros niños: la seguridad de que no importa lo que pase en la vida, Dios está con ellos y usted también.


Tiffany Hollums es autora y ministro de la Iglesia Metodista Unida. Tiene más de 20 años trabajando con niños y jóvenes, así como en el ministerio urbano y en tratamiento de orfanato. Pero el trabajo que más recompensas le da es el ser madre, esposa, hija, hermana y amiga. Cuando no está tejiendo frazadas para gente que sufre o para recién nacidos, está escribiendo lecciones para jóvenes y bebiendo café. Vive en Austin con su esposo, hija, perros y familia.