Other Manual Translations: English français 한국어 português

Más allá del ayuno: 10 consejos para una cuaresma más significativa

Una cruz se ve en la IMU Memorial Drive, en Houston, Texas. Foto por Joe Center.
Una cruz se ve en la IMU Memorial Drive, en Houston, Texas. Foto por Joe Center.

La cuaresma puede ser un tiempo de autorreflexión y de profundizar la relación que uno tiene con Dios en Jesucristo. Para muchos esta temporada que lleva a la Pascua consiste en semanas de abstenerse de algo que disfrutan. Otros gastarán tiempo extra en devocionales y oración, mientras que algunos usarán una cruz  o llevarán clavos en el bolsillo para recordar el sacrificio que hizo Jesús por ellos y el mundo.

Si estas prácticas son significativas para usted, ¡enhorabuena! Otras personas querrán encontrar otra manera de observar la temporada. Considere observar una o más de las siguientes ideas creativas que puede practicar entre el Miércoles de Ceniza y el Domingo de Resurrección.

1. Pídale perdón a alguien

La Cuaresma es una temporada de arrepentimiento. Más a menudo pensamos en pedirle perdón a Dios por nuestros pecados, pero esto es sólo la mitad de la historia. La mayoría de los pecados incluye el herir a otros, lo que le preocupa a Jesús, quien nos enseñó que si durante la adoración “recuerdas que tu hermano tiene algo contra ti, deja tu ofrenda allí delante del altar. Ve primero y reconcíliate con tu hermano; luego vuelve y presenta tu ofrenda” (Mateo 5:23-24, NVI). La Cuaresma es el perfecto momento para pedir perdón a quienes hemos dañado.

2. Realiza actos fortuitos de bondad

Expresa tu amor a Jesús amando a otros. En la ventanilla del restaurante de comida rápida, paga la orden de la persona que viene detrás de ti. Deja una buena propina. Lleva contigo tarjetas pre-pagadas para entregarlas a extraños. Pregúntales a otros cómo les van y escucha atento sus respuestas. Comparte el amor de Jesús de tal forma que te haga pensar cada día de Cuaresma.

3. Profundiza en algún libro de la Biblia

Intensifica tu devocional por medio de profundizar en un libro de la Biblia. Léelo repetidamente y al menos una vez de una sola vez. Encuentra artículos y comentarios acerca del libro y medita. Memoriza algunas porciones. Haz una búsqueda Google de sermones e himnos inspirados en él. Ora al leer. Durante las seis semanas de Cuaresma podrías lograr un entendimiento profundo de un libro de la Biblia que siempre te ha cautivado.

4. Sirve a los necesitados

Identifica una organización en la que te gustaría participar. Enrólate y recibe entrenamiento. Entonces sirve a través de toda la temporada de Cuaresma. Cuando Jesús lavó los pies de sus discípulos en la última cena, les enseñó que no se nos llamaba a ser servidos, sino a servir (Juan 13:1-17).

5. Visita a las personas solas

Jesús también enseñó a sus discípulos a tratar a otros como ellos quisieran ser tratados. Esto incluye visitar a personas que están enfermas o en prisión (Mateo 25:31-36). Pregunta en un asilo de ancianos si puedes limpiar las sillas de rueda. Consulta en el hospital si puedes visitar a los enfermos. Ofrécete de voluntario para un ministerio de presión, un centro de ancianos o cualquier otro lugar en el que la gente necesite contacto humano. Juega juegos, cuenta historias, mira álbumes de fotos y comparte con aquellos de quienes Jesús dijo: “Les aseguro que todo lo que hicieron por uno de mis hermanos, aun por el más pequeño, lo hicieron por mí”.

6. Lee los sermones que Juan Wesley escribió acerca del Sermón del Monte

Estos trece sermones son vitales para el mensaje de Wesley. Ocupan más de la cuarta parte de los cincuenta sermones estándar que entregó a sus predicadores laicos metodista, a fin de enseñarles “lo básico de la verdadera religión” (The Sermons of John Wesley – An Introduction). El leer estos sermones hará que usted se centre en el Sermón del Monte de Jesús (Mateo 5-7) y le dará un sentido de lo que significa ser un metodista unido de la tradición de Juan Wesley.

7. Dígale a otros que usted los ama

A algunos de nosotros nos cuesta decir esas dos palabras mágicas. Quizá damos por sentado que los demás saben cómo sentimos. Quizá pensamos que mostramos nuestro amor en hechos, así que no necesitamos decirlo. Quizá nos preocupa que no será correspondido. Luche contra los temores y, al menos unas vez durante la Cuaresma, diga “te amo” a amigos, familiares y a todo aquel al que usted ama.

8. Throw a party for everyone

Con frecuencia, Jesús usó la imagen de una fiesta para describir el reino de Dios. Habló acerca de las recepciones nupciales y los banquetes de bodas. También participó en celebraciones de grupos grandes. Organice su propia fiesta del reino cocinando para el vecindario o comprando almuerzo para toda la oficina o la iglesia. Dé de comer a todos los que pueda y dé la oportunidad de que todos se reúnan para fraternizar.

9. Sirva en un culto de adoración

Su iglesia lo necesita. Cante en el coro, sirva como ujier o lector. Trabaje en el equipo de tecnología, ayude a una familia joven con su bebé o encuentre otras formas de servicio en su iglesia. No espera a que alguien le pida que use los dones que Dios le ha dado. Ofrézcase para servir a su iglesia en esta temporada.

10. Diga “gracias”

Hay mucha gente que ha moldeado su vida: padres, familiares, mentores, entrenadores, maestros, autores, pastores, maestros de escuela dominical y muchos otros. Cada semana de Cuaresma, envíeles una nota de gratitud. Dígales cuánto significan para usted y cómo lo inspiraron. Considere incluir un regalo.

Hay muchas formas de observar la Cuaresma. Sea original. Encuentre la suya.

Joe Iovino trabaja en UMC.org, en Comunicaciones Metodistas Unidas. Contáctese usando el email: [email protected] o llamando al 615.312.3733