Other Manual Translations: English 한국어

El poder del gozo restaurado

Ernestine Shepherd es una metodista unida de 84 años que ha sido campeona mundial de fisicoculturismo, y hasta apareció en un video de Beyoncé. Recobró su gozo mientras luchaba con la ansiedad y la depresión. Foto cortesía de Yohnnie Shambourger.
Ernestine Shepherd es una metodista unida de 84 años que ha sido campeona mundial de fisicoculturismo, y hasta apareció en un video de Beyoncé. Recobró su gozo mientras luchaba con la ansiedad y la depresión. Foto cortesía de Yohnnie Shambourger.

“Determinada, dedicada, disciplinada” es el mantra que guía la vida de Ernestine Shepherd. Esta fisicoculturista de 84 años ha roto récords mundiales y hace poco apareció en un video con Beyoncé. Exuda fuerza y confianza.

Conocida por sus agallas y honestidad, esta metodista unida de toda una vida habla abiertamente de sus luchas con la ansiedad y la depresión.

Cómo empezó

La legendaria historia de su estado físico empezó cuando tenía 56 años.

Shepherd y su hermana Mildred “Velvet” Blackwell (una año mayor que ella) se embarcaron en el desafío de mejorar su estado físico después de ver cómo lucían cuando quisieron comprar trajes de baño. Las hermanas empezaron a comer comida saludable y hacer ejercicios, incluyendo levantar pesas en un gimnasio local. La meta era llegar a ser fisicoculturistas profesionales, a fin de inspirar a otros a ponerse en forma y ser gente sana no importa la edad.

Un año más tarde, su hermana Mildred se enfermó. Antes de morir de un aneurisma en el cerebro, le hizo prometer a Ernestine que continuaría trabajando para lograr las metas que se habían impuesto.

Aunque Shepherd se comprometió a seguir haciendo ejercicios, la muerte de su hermana hizo que perdiera el rumbo.

“Era la persona más mala y fea que haya conocido”, reconoce Shepherd en cuanto a su conducta después de la muerte de su hermana. “Odiaba a toda la gente. No quería estar con nadie”.

La ansiedad y las presiones de la escuela secundaria terminaron llevando a Shepherd a la sala de emergencia muchas veces en un período de solo siete meses. También luchaba con la depresión.

Shepherd afirma que, además del tratamiento médico, le debe a su hermana el haber recibido ayuda para vencer esos tiempos difíciles. Dios recibe el resto del crédito.

“Una noche estaba durmiendo, cuando de repente mi hermana se me acercó y me dijo ‘no estás haciendo lo que te pedí. Levántate y haz lo que te dije’”, recuerda. Shepherd pensó que era un sueño, así que no le puso atención.

El avivamiento

Dos meses más tarde, Shepherd asistió a un culto de avivamiento en una iglesia en la que no conocía a nadie. Shepherd había sido miembro de la Iglesia Metodista Unida Union Memorial por 63 años, así que sabía de la iglesia. Pero admite que se sintió incómoda cuando fue al avivamiento y se sentó en la última fila.

Shepherd nos cuenta que estaba alistándose para irse en medio del servicio, cuando el coro empezó a cantar “Here I am, Lord.”

“De repente, me sentí tocada”, os dice compartiendo cómo el Espíritu Santo la afectó. “Fue un sentimiento tan hermoso. Algo que jamás había sentido en mi vida”.

Cuando se puso de pie, recordó el Salmo 51 y en voz alta pronunció la letra de una canción que le vino a la mente: “Devuélveme el gozo de mi salvación. Restáurame el gozo de cada nuevo día. Devuélveme el amor que una vez tuve por ti. Y no permitas que jamás me vuelva a apartar”.

Se fue de la iglesia como una persona diferente de cuando llegó. “Era como una persona completamente distinta”, nos dice. “Decidí que haría lo que mi hermana me pidió”.

Casi de inmediato, Shepherd volvió al gimnasio, y empezó su camino a ser una fisicoculturista profesional. Logró dicha meta y muchas más en los años que vinieron. El año 2010, Guinness Book of World Records la mencionó como la mujer culturista competitiva de más edad en el mundo. “Ripley, ¡Aunque usted no lo crea!” la llama la “abuela con abdominales”. Ha aparecido en las cubiertas de varias revistas, incluyendo “Essence”, y ha sido entrevistada por “Buenos Días, América” y “The View” del canal ABC. Puede presumir de que tiene más de 325,000 seguidores en los medios sociales y que sus videos en YouTube han sido vistos más de un millón de veces.

Ernestine se encuentra con Beyoncé

Y también está ese video con Beyoncé

En 2019, Shepherd fue elegida para aparecer en “My Power,” un nuevo video de una súper estrella de la música que creció en una iglesia metodista unida de Houston. El momento coincidió con otro evento transformacional de Shepherd.

En 2019, Collin, el esposo de Shepherd, falleció.

“Después de su muerte empecé a tener ansiedad otra vez”, nos cuenta. “No era desagradable y antipática, pero no sabía cómo seguir adelante sin él. Estuvimos juntos por 67 años”.

Un mes después, Shepherd estaba en Los Ángeles, para conocer y ensayar el video con Beyoncé.

“Cuando llegaba el momento de hacer mi parte, tenía que pararme, hacer una pose de bíceps y recitar algo sobre ser fuerte”, nos comparte. “Beyoncé no sabe cuánto me ayudó. El tomar ese rol me ayudó a mantenerme firme. Sentí que tenía el poder de sonreír otra vez”.

Al volver a casa, Shepherd continuó su marcha por el camino del dolor. Para manejar la ansiedad, conversó con su doctor para encontrar una buena medicina. Hoy empieza cada día con Dios, leyendo, orando y cantando. A las 6:30 de la mañana, sale con una amiga para una caminata de 5 o 20 millas, y después viene el ejercicio de pesas. También cuida de su hermana menor que tiene Parkinson.

Es una vida ocupada, pero su meta se mantiene la misma, tal como lo decidieron ella y su hermana en 1991.

“Mientras el Buen Señor me lo permita y a través de la oración, seguiré haciendo lo que hago para ayudar a otros a vivir vidas sanas, felices, positivas y confiadas”, nos dice.

Crystal Caviness trabaja en UMC.org, en Comunicaciones Metodistas Unidas. Contáctese por email o llame al 615-742-5138.