Other Manual Translations: English français

Nuestras raíces cristianas: El Reino de Dios

La fe cristiana es, en parte, una cuestión de esperanza. Creemos y confiamos en el Señor del futuro, y nos apoyamos en el futuro que Dios ha prometido. Dios va por delante de nosotros, guiándonos hacia el nuevo mundo que ya está siendo creado, llamándonos a unirnos a la tarea demandante de darle forma.

Sin embargo, cuando nos enfrentamos a desastres personales o a las historias de terror cotidianas sobre los males de la sociedad, podríamos vacilar. La esperanza podría parecer poco realista, un optimismo ingenuo.

Sin embargo, nuestra esperanza no se basa en tendencias. Nuestra esperanza reside en el Señor de toda la creación y toda la historia, en un Dios que aún está a cargo y activo en la obra de transformar el mundo. ¿Cómo sabemos esto?

El venidero shalom

La Biblia es un libro de las promesas de Dios. Podría parecer que habla del pasado, pero su mirada se dirige al futuro. Desde las promesas en el Libro del Génesis a Abraham y Sara de una nueva tierra, un hijo y un sinfín de descendientes (capítulo 17), hasta las promesas en el Libro del Apocalipsis de un "nuevo cielo y una nueva tierra" (21:1), Dios estaba ayudando al pueblo bíblico a vivir la visión de la meta final de la creación.

El Antiguo Testamento (la Biblia Hebrea) utiliza la palabra shalom para describir el futuro de Dios. Por lo normal, traducimos esta palabra como "paz", pero significa más que eso. Shalom significa un mundo de abundancia, de armonía y rectitud personal e interpersonal, de liberación, de prácticas económicas justas y de relaciones políticas ordenadas.

El reino que viene

Para Jesús, el shalom de Dios era el reino de Dios, el reino futuro de Dios en los corazones humanos y en todos los asuntos humanos. De hecho, proclamó que este reino ya "está cerca" (Marcos 1:15) y que la decisión respecto a qué parte jugamos cada uno de nosotros en ello era una necesidad urgente: " Más bien, busquen primeramente el reino de Dios y su justicia" (Mateo 6:33).

En la resurrección de nuestro Señor, sus seguidores sorprendidos reconocieron que el reino de Dios se estaba introduciendo en sus vidas: " Por lo tanto, si alguno está en Cristo, es una nueva creación. ¡Lo viejo ha pasado, ha llegado ya lo nuevo!" (2 Corintios 5:17). El viejo régimen de hostilidad, avaricia, injusticia y violencia estaba obsoleto y moribundo. Llegaba el nuevo orden: "¡Yo hago nuevas todas las cosas!" (Apocalipsis 21:5). Para quienes ven con los ojos de la fe, resulta evidente que nuestro futuro humano común en la Tierra es ciertamente el reino prometido de Dios.

La iglesia como señal de futuro

Existen señales del Reino venidero a nuestro alrededor: desde actos casuales de amabilidad por parte de personas hasta el crecimiento de la tolerancia y la cooperación de la familia mundial. En especial, vemos a la iglesia como una señal del Reino. A pesar de su imperfección, la comunidad de creyentes ofrece la mejor pista que tenemos sobre la visión de Dios. Día tras día vemos acciones de valor cristiano, de compasión y reconciliación, de integridad frente a la tentación y de testimonio de la verdad y la justicia.

Qué nos corresponde

¿Y cuál es nuestro papel? ¿Cruzarnos de brazos y esperar que llegue el reino de Dios? ¡De ninguna manera! Debemos orar con constancia para que el Reino venga a la tierra (Mateo 6:10). Debemos vigilar con fe en busca de cualquier señal de su venida (Mateo 25:13). Debe hacerse a un lado a nuestro viejo yo " y ponerse el ropaje de la nueva naturaleza, creada a imagen de Dios, en verdadera justicia y santidad" (Efesios 4:24). Como pueblo renovado, debemos "capacitar al pueblo de Dios para la obra de servicio" (Efesios 4:12). Como un pueblo de Pascua que sirve y da testimonio, participamos en los inicios del Reino. ¡Venga a nosotros tu Reino!

Del Manual del Metodista Unido, Revisado por George Koehler (Recursos de Discipulado, 2006), pp. 90-91. Usado con permiso.

Más creencias cristianas