Other Manual Translations: English 한국어 português

Misiones: Haciendo que el mundo sea más celestial

Servir al prójimo y desbaratar los ciclos de adversidades son las maneras en que los metodistas unidos se unen a la obra de Dios para renovar el mundo y traer el cielo a la tierra. Foto de archivo de Comunicaciones Metodistas Unidas.
Servir al prójimo y desbaratar los ciclos de adversidades son las maneras en que los metodistas unidos se unen a la obra de Dios para renovar el mundo y traer el cielo a la tierra. Foto de archivo de Comunicaciones Metodistas Unidas.

No todos los cristianos tienen las mismas creencias en cuanto al cielo. Quizá ni siquiera encontremos uniformidad dentro de metodismo unido. Pero algo se mantiene constante: La tierra necesita ser más celestial.

De hecho, todos los que solemos orar el Padrenuestro expresamos el deseo de que la tierra sea más celestial:

Padre nuestro que estás en el cielo…

Thy Kingdom come,
venga tu reino,
hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo

Esta oración expresa la creencia de que el aquí y ahora son importantes. Este plano de existencia tiene valor. La voluntad de Dios no tiene el fin de tan solo llevar nuestras almas al mundo celestial. La voluntad de Dios es hacer que la bondad de la creación de Dios sea experimentada aquí en la tierra.

Mentalidad celestial

Nosotros los creyentes deberíamos ser seres con una mentalidad celestial, pero no tan celestial que no seamos buenos para la tierra. Nuestro propósito es establecer el bien en el mundo a nuestro alrededor. Se nos ha dado la tarea de encarnar el cielo en la tierra. De modo que, tener una “mentalidad celestial” significa participar en la tarea divina de renovar el mundo (2 Corintios 5:18-19).

Las implicaciones son todo un desafío. Para empezar, implica que no debemos aceptar los ciclos y sistema que perpetúan el quebrantamiento de la creación. Los sistemas que permiten la continuación de la inanición, la desigualdad racial y el daño al medio ambiente (entre otras cosas) representan el tipo de ciclos que nos impiden vivir la utopía visionaria de Apocalipsis 21.

Bondad terrenal

Nuestro llamado es ser discípulos de mentalidad celestial que trabajamos plantando las semillas de una creación renovada por Dios. Una de las formas en que  ponemos manos a la obra es participando en proyectos misioneros. A menudo, estos proyectos nos dan la oportunidad de interrumpir los ciclos de quebrantamiento. Los ministerios que proveen de comida al hambrientotecho para el desamparadocompasión para el abandonado, y alivio para los cansados sirven para interrumpir los sistemas que perpetúan el quebrantamiento. Actuamos como obstaculizadores del mal cuando nos unimos a estos ministerios.

Pero este tipo de misión no reemplaza un llamamiento más importante: El eliminar los sistemas de injusticia que perpetúan el desorden y el alejamiento del amor unificador de Dios. La misión de socorro solo ayuda a suavizar los bordes ásperos e irregulares de una creación quebrada, pero el trabajar hacia la justicia remueve los factores que producen esas fracturas. Si realmente queremos realizar la visión de Apocalipsis 21, debemos tratar de destruir los sistemas de desigualdad que corroen el poder de la sociedad para ofrecer a toda la gente en todo lugar la bienvenida y seguridad que necesitan. La verdadera misión es erradicar el quebrantamiento del mundo.

Como metodistas unidos, invertimos mucho en este trabajo. Usted puede unírsenos a esta importante misión. Una forma de participar en la misión es aprender acerca del trabajo de conseguir plenos derechos de igualdad para toda la gente. Otra manera de llevar a cabo la misión es asegurarse que la gente tenga acceso a lo que necesitan para vivir, u organizando intervenciones a favor de aquellos que no tienen voz para hacer ver sus necesidades.

Ryan Dunn, es ministro de involucramiento por la web de Rethink Church, que opera desde Comunicaciones Metodistas Unidas, Nashville, Tennessee. Contáctese por email.