Other Manual Translations: English français português

¿Volver a la iglesia? Lo que debemos esperar

Al regresar al culto, prepárese para los cambios, incluyendo la disposición de los asientos. Foto de archivo por Charity Ponter.
Al regresar al culto, prepárese para los cambios, incluyendo la disposición de los asientos. Foto de archivo por Charity Ponter.

Después de adorar por internet, algunas congregaciones metodistas unidas han empezado a tener servicios en persona.

Nos entusiasma ir otra vez a la iglesia, pero sería poco realista esperar que las cosas se mantengan igual como fueron antes de la pandemia.

“La adoración será diferente y se sentirá extraña”, nos dice un metodista unido con su 'Guidelines for Reopening.' Es bueno que cada uno de nosotros recuerde esto ahora que volvemos a la iglesia.

Nota importante: Aquellas personas consideradas de alto riesgo de contraer el virus corona no deberían asistir a los cultos de adoración en persona.

Una lista incompleta

Dado que cada congregación metodista unida decide qué medidas tomará para reanudar el culto en persona, consultando con su distritoconferencia anual, cada iglesia hará las cosas en forma distinta.

Quizá ninguno de nosotros encontrará todos los cambios que mencionamos aquí. Algunos verán cosas que no hemos sugerido aquí. Pero es sabio considerar lo que podría ser distinto.

Adoración al aire libre

Algunas congregaciones adorarán al aire libre. Se nos invitará a quedarnos en nuestros vehículos para escuchar el servicio en la radio del automóvil, algo similar a los cines “drive-in”. Podríamos experimentar tocar nuestras bocinas en lugar de aplaudir o decir “¡Amén!”

Otros nos pedirán que traigamos sillas de campamento o una frazada para adorar al aire libre a seis pies de distancia unos de otros. ¡Qué aventura!

Entrar al edificio

Si nuestra congregación decide adorar adentro, probablemente no podremos ingresar al edificio como lo hacíamos antes. Algunas puertas serán solo para entrar y otras solo para salir. También se podría limitar cuánto tiempo antes del servicio podemos entrar al edificio.

Medidas como estas ayudan especialmente a las congregaciones que tienen servicios múltiples. Nos permiten mantener una distancia social adecuada entre quienes salen del primer servicio y quienes entran al que sigue.

Quizá se hagan exámenes de salud a la entrada. Una persona tendrá un termómetro a distancia para tomar la temperatura de la gente que entra, a fin de asegurarse que todos estamos bien.

Es muy probable que se exija el uso de máscaras al entrar al edificio e incluso si se adora afuera en el césped. También habrá estaciones con lociones para desinfectar las manos a la entrada, en el santuario y el área de adoración.

Adoración

Para mantener la distancia social, se modificará la forma en que se ocupan los asientos. Algunos bancos estarán bloqueados. Las sillas estarán dispuestas en forma distinta. Los ujieres acomodarán a las familias en lugares específicos. Es muy posible que no podamos sentarnos donde siempre lo hacíamos. ¡Inimaginable!

El realizar planes como estos ayuda a que la congregación use el espacio de adoración en la forma más eficaz para mantener el distanciamiento físico y las restricciones de ocupación hasta cuando ya no sean necesarias.

Será maravilloso ver a nuestros hermanos y hermanas otra vez en persona, pero tendremos que refrenarnos de saludarlos con un abrazo o apretón de manos. Será suficiente algún movimiento de manos o una sonrisa, antes, durante y después del servicio. Lo mismo cuando se pasa la paz de Dios.

No debería usarse el himnario, el orden de culto impreso, Biblias, registros de asistencia y cualquier otra cosa que se toque.

Tampoco se debería pasar el plato de la ofrenda. Más bien se nos pedirá que pongamos nuestra ofrenda en algún lugar designado a la salida o entrada del santuario.

También seguiremos ofrendando por internet o mediante el retiro automático de fondos del banco. Recuerde que su congregación necesita su apoyo constante. Si tiene renuencias en cuanto a la ofrenda digital, lea ‘Understanding the safety of online giving... without getting too geeky’ para obtener más información.

Lo siguiente será algo difícil de llevar a cabo, pero se recomienda suprimir el canto congregacional. Lo mismo vale para la lectura y oraciones congregacionales y cualquier otro elemento que requiera el uso de nuestras voces. Quizá solo podamos susurrar los himnos y canciones, lo cual nos hará apreciar las palabras de tantos himnos.

La comunión es otra parte importante de la adoración que deberá suspenderse en este tiempo. Algunos querrán modificar la práctica. Por ejemplo, no es posible el uso de un cáliz común. Si alguien se siente en riego, no debería participar.

Otros cambios

Algo que todos los metodistas unidos disfrutan es el tiempo de camaradería antes y después del culto, pero deberá suspenderse. Es casi imposible servir alimentos y bebidas de una manera segura. Además, no podemos incentivar que la gente se acerque mucho unos a otros. Quizá cada uno podría traer su propio café y conversar en el estacionamiento manteniendo seis pies de distancia.

Desafortunadamente, las clases de escuela dominical, la guardería y otros ministerios para niños y jóvenes deberán cancelarse. Las salas que se usan para este efecto por lo general no son lo suficientemente grandes para mantener el distanciamiento social. De seguro que sería difícil convencer a un pequeño que no abrace a sus amigos.

Si no está listo, la opción es el internet

Está bien si no nos sentimos listos para volver al culto en persona. Sigamos apoyando a nuestra iglesia por medio de la adoración en línea hasta que nos sintamos cómodos.

Cuando volvamos, ahora o más tarde, hagámoslo bien. Mantengámonos sanos. En palabras de Juan Wesley, continuemos “cuidando unos de otros en amor”, sea juntos o a seis pies de distancia.

*Joe Iovino es director de contenido para miembros en Comunicaciones Metodistas Unidas. Contacto: [email protected].