Other Manual Translations: English français português

La necesidad de ofrendar cuando las puertas de la iglesia están cerradas

Plato de ofrenda. Foto de Kathryn Price, United Methodist Communications
Plato de ofrenda. Foto de Kathryn Price, United Methodist Communications

La iglesia ha dejado el edificio

Estas palabras se han hecho populares en los círculos de fe durante la pandemia del virus corona, ya que las pautas sobre el distanciamiento social recomiendan que las iglesias cierren sus puertas físicas en todo lugar. La cancelación de las reuniones para los servicios de adoración ha afectado rápidamente el dinero que llega a la iglesia.

Setenta y seis por ciento de las iglesias metodistas unidas informan que las ofrendas han bajado, y un tercio de las iglesias dicen que se han reducido en un 40 por ciento, según la investigación realizada por Comunicaciones Metodistas Unidas en mil iglesias de la denominación entrevistadas.

Aunque los platos de la ofrenda ya no corren por las bancas, se anima a los metodistas unidos a que continúen contribuyendo a las congregaciones locales.

“Es importante recordar que el que las puertas estén cerradas no significa que la iglesia está cerrada”, dice Ken Sloane, director de mayordomía y generosidad de Ministerios de Discipulado de la Iglesia Metodista Unida.

Campaña #IGiveUMC da honor a los seres queridos

Aileen Jimenez, and early #IGiveUMC participant, donated to Primera Iglesia Metodista in Nashville, Tenn. to honor my mom and her love for God and the church. (Photo courtesy of Aileen Jimenez.)

Justo para el Día de la Madre, la campaña #IGiveUMC nos ha dado la oportunidad de ofrendar para honrar a nuestros seres queridos con una donación de dinero para las iglesias y sus ministerios.

El movimiento seguirá después del Día de la Madre para incorporar las donaciones en el Día del Padre, el Día de los Abuelos y para reconocer todo evento especial, incluyendo cumpleaños, graduaciones, jubilaciones y aniversarios de iglesia.

La campaña #IGiveUMC es un esfuerzo mancomunado entre Comunicaciones Metodistas Unidas y el Concilio General de Finanzas y Administración (GCFA). 

Para más información, visite este sitioweb creado para #IGiveUMC. También pulse aquí.

En la foto: Aileen Jimenez hace una donación para la Primera Iglesia Metodista de Nashville, Tennessee, en honor de su madre y a causa de su amor a Dios y la iglesia (Foto cortesía de Aileen Jimenez.).

“El ministerio lo dirigen líderes, clero y líderes laicos”, afirma Sloane. Añade que “la necesidad del ministerio de la iglesia ha crecido dramáticamente” en las últimas semanas.

“Dado que la gente está encerrada en sus hogares, los líderes están preocupados por la ansiedad y el desaliento que siente la gente”, afirma. “El mensaje de esperanza es más importante hoy que en cualquier otro año que recordemos”.

Esto hace que los pastores estén en constante contacto con la membresía a través de llamadas telefónicas, textos, tarjetas y otros métodos. Los servicios de adoración ahora se llevan a cabo por internet.

“Hay mucho ministerio en acción porque la gente está encerrada”, dice Sloane.

Los líderes están buscando cómo ministrar a la iglesia de manera distinta, lo cual hace que los miembros ofrenden usando otros medios. Para quienes estaban acostumbrados a ofrendar colocando un sobre con un cheque en el plato de la ofrenda, ahora tienen que enviar su dinero por correo.

Si la iglesia ofrece un sistema electrónico de ofrendas, es hora de suscribirse al sistema. El personal de la iglesia puede ofrecer tutorías de cómo hacerlo. Las personas que por primera vez ofrenden por la web podrían sentirse innecesariamente preocupados por la seguridad. Los sitios web para ofrendar de los bancos tienen sistemas de seguridad que mantienen la información financiera protegida.

Así como se han sentido afectadas las entradas de la iglesia, hay mucha gente cuya situación financiera se ha dañado.

“Una de las realidades de la pandemia es que ha dejado a mucha gente sin dinero”, dice Sloane. “Pero también hay gente cuyas finanzas no han sido afectadas y podrían estar en condiciones de ayudar más. A esa gente le pedimos que haga todo lo que puedan, pero es del todo entendible si no pueden”.

*Crystal Caviness trabaja en UMC.org, en Comunicaciones Metodistas Unidas. Contacto: [email protected] o 615-742-5138.