Other Manual Translations: English português

¿Escatón y escatología?

¿Hacia dónde va este mundo?

Quizá usted no esté familiarizado con los términos “escatón” y “escatología”, pero si alguna vez usted se ha hecho  la pregunta de arriba, no cabe duda que usted ha pensado en el escatón y ha meditado en la escatología.

Aunque estos no son términos que usemos a diario, afectan la forma en que nos relacionamos con el mundo a nuestro alrededor. Son cosas muy importantes.

¿Qué significan las palabras escatón y escatología?

“Escatología” tiene que ver con la parte de la teología que estudia las creencias en cuanto al escatón. Según el Oxford Dictionary, “escatón” se refiere “al evento finan del plan divino; el fin del mundo”. Aunque la definición es buena, no está completa. El escatón es lo que creemos en cuanto hacia dónde marcha el mundo. La mayoría de las opiniones concuerda que, al fin, el mundo terminará en algún tipo de estado perfecto. El mundo no deja de existir, sino que su viaje de transformación llega a su fin.

De modo que, decir que el escatón tiene que ver con el fin del mundo no es una definición correcta desde la perspectiva cristiana. Tiene que ver más bien con la transformación o renovación del mundo, y no con la destrucción del mundo.

Esto suena como un montón de palabras en cuanto a eventos lejanos. Pero lo que creamos acerca del escatón tiene serias implicaciones para cómo nos conducimos en nuestra vida diaria hoy.

¿Por qué es importante el escatón para el día de hoy?

El escatón es importante porque tú eres importante. Tú vida importa. Lo que tú haces importa y lo que tú aportas a este mundo importa. Nuestras acciones individuales afectan al tiempo por venir. No son sólo granos de arena que pasan por el reloj de arena hacia la aniquilación.

La mayoría de las enseñanzas de Jesús tenía que ver con el “reino de Dios” o el “reino de los cielos”. Esta expresión “reino de Dios” está cargada de significado. En forma sencilla, se refiere a aquella condición del mundo en la que se practica la voluntad de Dios. Es el reino del corazón (Lucas 17:21).

Cuando Jesús habló de este reino, habló de algo presente, y sus enseñanzas nos animaron a diseminar este reinado en el presente. Jesús le habló a gente que podían ser agentes para difundir su reino (Mateo 18:18). Se enlistaron como operativos en la difusión de las buenas nuevas del reino, e invitaron a otros a unírseles. Sus acciones eran importantes en relación a la diseminación del mensaje de las buenas nuevas. Para algunos, las buenas nuevas querían decir que sus vidas, de hecho, eran importantes.

Cuando nos preguntamos “¿Hacia dónde va este mundo?” muchas veces lo hacemos con un sentimiento de exasperación. Lo hacemos porque entendemos que el mundo no es lo que debería ser. Sentimos inquietud en cuanto a la condición del mundo. Sentimos que el mundo no está bien. Ansiamos un mundo mejor.

El teólogo N.T. Wright ha sugerido que esta ansia de ver el mundo como debería ser es una de las maneras en que llevamos en nosotros la imagen de Dios. Es una marca que compartimos con el creador. Sentimos este impulso de ver el mundo como debería ser porque eso es lo que Dios siente también. Es un anhelo que está en proceso pero que todavía no se ha realizado completamente. Creemos que el mundo está en el proceso de llegar a ser lo que debe ser y esperamos que algún día llegue a serlo completamente.

Si creemos que el mundo está en proceso de llegar a ser lo que debe ser, nuestras acciones importan porque nuestras acciones nos demoran o nos llevan más cerca de un mundo transformado. Nuestras acciones son la semilla del escatón. De modo que, si afirmamos que algún día el mundo quedará libre de racismo, guerra, xenofobia, injusticia, etc., entonces experimentaremos un sentido de urgencia para realizar acciones que eliminen las injusticias de hoy. Esto no excluye la acción de Dios para poner el mundo en orden, sino que reconoce al Espíritu de Dios operando en nosotros para establecer la voluntad de Dios de un mundo justo y perfecto. Usted tiene el poder de acelerar la transformación del mundo.

Por cierto que se puede decir mucho más acerca del escatón de lo que permite aquí el espacio –hay gente que escribe sendos libros sobre el tema. Esto no es más que una introducción e invitación. Si quisieras encontrar algunos socios que comparten las buenas nuevas, te invitamos a encontrar una iglesia para ti. Quizá también te interese el siguiente artículo aquí sobre el juicio final y la segunda venida.


Rvdo. Ryan Dunn es ministro de Online Engagement for Rethink Church, que es un ministerio de Comunicaciones Metodistas Unidas, en Nashville. Es diácono ordenado por la Conferencia de Carolina del Norte de la Iglesia Metodista Unida.