Other Manual Translations: English français

Más allá del bautismo: Qué significa la confirmación para los metodistas unidos

Alumnos de clases de confirmación experimentan juntos la primera profesión de su intención de vivir como discípulos fieles de Jesucristo
Alumnos de clases de confirmación experimentan juntos la primera profesión de su intención de vivir como discípulos fieles de Jesucristo

Muchos metodistas unidos de toda la vida conservan bonitos recuerdos de su clase de confirmación. En algún momento de la adolescencia, se reunieron con un grupo de jóvenes de su edad, algunos líderes adultos y su pastor. Quizás se hayan reunido una vez a la semana en el sótano de la iglesia, durante una clase de escuela dominical para jóvenes o tal vez para un retiro de fin de semana en un campamento.

Cuando concluyeron las clases, se presentaron ante su congregación, donde el pastor y otros les impusieron las manos al tiempo que se daba una bendición. Algunos recibieron luego una comida especial o un regalo de su iglesia.

Confirmation is a sacred day of commitment and celebration in the life of an individual and the Church. Photo courtesy of Brecksville (Ohio) United Methodist Church.

La confirmación es un día sagrado de compromiso y celebración en la vida de una persona y la Iglesia. Foto cortesía de La Iglesia Metodista Unida de Brecksville (Ohio).

Profesión pública de fe

Aunque la confirmación no es un sacramento en La Iglesia Metodista Unida, es una señal importante de nuestros peregrinajes espirituales.

En el bautismo,somos iniciados en un nuevo pacto en Jesucristo y como miembros en la Iglesia, el cuerpo de Cristo en el mundo. Para muchos, esto sucede cuando son muy jóvenes.

Reconocemos a los niños como miembros de sus familias humanas, pero nadie espera que limpien su recámara o saquen los platos del lavavajillas sino hasta mucho después. De la misma manera, “los infantes bautizados son miembros de la Iglesia —la familia de fe— pero aún no son capaces de compartir todo lo que implica la membresía”,  se enseña en Por Agua y el Espíritu, la declaración oficial de La Iglesia Metodista Unida sobre el bautismo.

La confirmación es una oportunidad para responder a la gracia de Dios disponible para nosotros, como se reconoce en el bautismo, y prometer que se vivirá como persona de fe. “Lo que Dios nos ofrece debe aceptarse en arrepentimiento y fe”, This is Your Baptismal Journey (Esta es tu Liturgia Bautismal) afirma:. “La confirmación y reafirmación son nuestras respuestas de compromiso, profesión de fe y rededicación."

Servicio de confirmación

Ya que la confirmación está tan estrechamente vinculada al bautismo, el orden para el servicio se incluye en el Pacto Bautismal, al inicio de El Himnario Mil Voces para Celebrar.

VOTOS DE UN MIEMBRO PROFESANTE

De acuerdo con el párrafo 217 del Libro de Disciplina, los votos de los miembros profesantes, incluyendo los confirmandos, son:

  1. Renunciar a las fuerzas espirituales de la perversión, rechazar los poderes malignos del mundo y arrepentirse del pecado;
  2. Aceptar la libertad y poder que Dios les da para resistir el mal, la injusticia y la opresión;
  3. Confesar que Cristo es el Salvador, poner toda la confianza en su gracia y prometer servirle como su Señor;
  4. Mantenerse como miembros fieles de la santa iglesia de Cristo y fungir como representantes de Cristo en el mundo;
  5. Ser leales a Cristo por medio de La Iglesia Metodista Unida y hacer todo lo que esté en su poder para reforzar sus ministerios;
  6. Participar fielmente en sus ministerios con sus oraciones, su presencia, sus ofrendas, su servicio y su testimonio;
  7. Recibir y profesar la fe cristiana como está contenida en el Antiguo y Nuevo Testamento.

Luego que los confirmandos responden por sí solos las mismas preguntas que sus padres y/o padrinos cuando se ellos fueron bautizados, el pastor dirá al confirmando: “Recuerda tu bautismo y da gracias”. Esto puede generar algo de confusión para quienes fueron bautizados cuando eran demasiado pequeños para recordarlo.

La intención es recordar que estás bautizado. “No es el evento específico lo que estás recordando”, aclara el Rdo. Taylor Burton-Edwards, director de recursos de adoración en Ministerios de Discipulado de La Iglesia Metodista Unida. “Es lo que te ha sucedido a causa de ello —lo que Dios ha obrado en ti— lo que importa."

Por lo común, la confirmanda luego se arrodilla ante el pastor quien, junto con padres, padrinos y otros, le imponen las manos en la cabeza. El pastor pronuncia palabras que son casi idénticas a las utilizadas durante la imposición de manos Después del bautismo: “El Espíritu Santo obra en ti para que, tras haber nacido del agua y el Espíritu, puedas vivir como discípulo fiel de Jesucristo."

Por último se pide a los confirmandos que pronuncien los mismos votos de membresía a La Iglesia Metodista Unida y su congregación local que se les piden a todos los miembros nuevos.

Ya que no se pretende que nuestro peregrinaje en la fe cristiana sea un recorrido solitario, en todo el servicio hay momentos para que participe la congregación. En diferentes partes del servicio renueva sus votos bautismales, profesa su fe junto con los confirmandos, promete hacer todo lo posible para apoyar a estos nuevos miembros profesantes y junto con ellos renueva su pacto para formar parte del cuerpo de Cristo para el mundo.

La preparación es clave

Los padres de familia y los líderes eclesiales suelen preguntar a qué edad es más apropiado que los jóvenes participen en la confirmación. La cuestión no es tanto la edad cronológica, sino la preparación de cada uno para asumir los votos de la membresía profesante.

"Cuando piensas en lo que se requiere para vivir estos votos con integridad”, dice Burton-Edwards, “se necesita una medida de voluntad adulta”. La edad a la que eso suceda varía dependiendo de las personas y la cultura.

"Si considera el momento en que les empezamos a dar responsabilidades de adulto, es la licencia de conducir”, explica Burton-Edwards con respecto a la cultura de Estados Unidos.  “Esto podría indicar que un buen momento para que las personas en Estados Unidos consideren la confirmación es alrededor de los 16 años. Para otros podría ser antes.

A young man is confirmed by his pastor.

Los pastores podrían invitar a familiares y otros a participar en la confirmación, símbolo de su apoyo continuo al peregrinaje de fe de los jóvenes. Foto por Linda Hall, Iglesia Metodista Unida de Orchard, Farmington Hills, Michigan.

El factor clave determinante es la capacidad para vivir los votos, no una fecha de nacimiento específica.

Un inicio renovado

"La confirmación incluye tres aspectos”, resume Esta es tu Liturgia Bautismal. “a) Dios confirma la promesa divina a quienes eran demasiado jóvenes para entender lo que Dios estaba haciendo en su bautismo, b) ellos responden profesando su propia aceptación de la gracia que han recibido y su propia fe en Cristo, c) la Iglesia, representada por esta congregación, confirma los compromisos que hacen."

La confirmación no es un destino. Es más una estación de paso, un lugar donde renovamos nuestro compromiso con el peregrinaje que hemos estado haciendo bajo el cuidado de otros.

"Es la primera vez que las personas declaran públicamente su intención de vivir los votos del pacto bautismal”, enseña Burton-Edwards. “No tiene la intención de ser la última vez. Es solo que la confirmación es la etiqueta que colocamos la primera vez."

También es un momento para que la congregación celebre el compromiso de sus jóvenes de “vivir como discípulos fieles de Jesucristo” y de renovar su propio compromiso de hacer lo mismo.

*Joe Iovino trabaja para UMC.org en la Comisión Metodista Unida de Comunicaciones. Contáctelo por email o en el teléfono 615-312-3733.

Este artículo fue publicado originalmente el 23 de octubre del 2015.