Translate Page

Empoderamiento para personas con discapacidades físicas

Toda su vida, Amy Saffell ha sido metodista unida y es una entusiasta de los deportes adaptados y su silla de ruedas. Saffell está dedicada a abogar y ser mentora de aquellos que tienen discapacidades físicas. Fotos cortesía de Amy Saffell.
Toda su vida, Amy Saffell ha sido metodista unida y es una entusiasta de los deportes adaptados y su silla de ruedas. Saffell está dedicada a abogar y ser mentora de aquellos que tienen discapacidades físicas. Fotos cortesía de Amy Saffell.

El tenis, el escalar rocas, la mitad de las maratones y otras actividades deportivas han sido cosas que llenan el calendario de Saffell desde que era niña. En Atlanta (GA), donde creció, había muchas oportunidades para participar en deportes, pero cuando se mudó a Tennessee después de graduarse de la Universidad, se dio cuenta de que allí los niños no tenían las mismas oportunidades.

Independence and community are found through adaptive sports. Photo courtesy of ABLE Youth.  

Quienes participan en deportes adaptados encuentra independencia y comunidad. Foto cortesía de ABLE Youth.

Saffell juega deportes adaptados para quienes tienen discapacidades físicas. Ella sufre de espina bífida y siempre ha usado la silla de ruedas. Muchas personas con discapacidades similares luchan por encontrar ligas deportivas a las que puedan unirse. Cuando lo logran, encuentra mucha diversión, y descubren también una fuente de apoyo, comunidad, tutoría y empoderamiento.

“Muchos padres no saben lo que la sociedad ofrece en términos de deportes adaptados o en términos de la capacidad que tienen sus niños de ser independientes”, dice Saffell.

Independencia a través de deportes adaptados

Saffell empezó como voluntaria de ABLE Youth, una organización sin fines de lucro donde se enseña a los niños adaptarse, creer, amar y gozar de la vida. Después se convirtió en la directora ejecutiva, el año 2016.

ABLE Youth programs can benefit kids as young as two years old. Photo courtesy of ABLE Youth.  

Los programas de ABLE Youth pueden ayudar a niños pequeños de hasta dos años. Foto cortesía de ABLE Youth. 

Nos explica: “Las Olimpiadas Especiales son para los niños con discapacidades mentales, pero nuestros niños solo tienen discapacidades físicas. Nuestra organización es la única de este tipo en Tennessee. Le enseñamos a los niños a ser independientes a través de deportes adaptados que son la fuerza motivadora para lograrlo.

“Nuestro fin último es que los niños aprendan a ser independientes, pero muchas veces los niños se preguntan ‘¿Pero para qué? ¿Qué voy a hacer con mi vida?’ Los ayudamos a que aprendan lo mucho que pueden hacer. Esto los ayuda a darse cuenta de que hay un camino para jugar deportes, realizar actividades recreacionales, obtener empleo, ir a la universidad o vivir en forma independiente”.

Saffell no gasta su tiempo al margen. “Hay muchas cosas que puedo hacer junto a nuestros niños, porque necesitan imitar a gente que ha estado en su lugar y que se parece a ellos”, nos dice.

Cómo llegar a ser más inclusivos con aquellos que tienen discapacidades físicas

Amy Saffell comparte los siguientes consejos:

  • No insista en ayudar a alguien. Por ejemplo, el empujar la silla de rueda no sólo les roba autonomía, sino que los puede colocar en situaciones de riesgo. Pregunte si necesitan ayuda, y acepte su respuesta.
  • Céntrese en la accesibilidad. Asegúrese de que los que deseen participar en eventos y actividades de la iglesia puedan hacerlo. Si no está seguro en cuanto a este punto, pregunte a alguien con discapacidad física cómo se siente acerca del espacio de la iglesia y los planes que usted tiene.
  • Invite a las personas con discapacidad física a que dirijan el culto de adoración y otros ministerios. Pídales que sirvan en comités y equipos de planificación para que den su opinión en cuanto a darle prioridad a la accesibilidad.
  • No fuerce a los discapacitados físicamente a que concuerden con sus planes. Por ejemplo, aunque es bueno tener un área reservada para las sillas de rueda en el santuario, permita que la gente se siente donde quiera. No es bueno segregarlos de familiares y amigos.
  • No haga suposiciones. Ideas y prejuicios preconcebidos nos hieren a nosotros y nuestra comunidad en Cristo que no sabe. Conéctese y forme relaciones y aprenda de los demás.

Encuentre recursos en Disability Ministries Committee of The United Methodist Church.

Hasta niños de dos años pueden unirse a ABLE Youth, y muchos se mantienen en el programa a través de la escuela secundaria hasta graduarse. En esos momentos el programa los ayuda a pasar a la siguiente fase de su vida. Niños mayores actúan como mentores que enseñan a los más pequeños.

“Me encanta trabajar con los más pequeños porque significa que aprenderán que ellos pueden, antes de que alguien les enseñe que no pueden”. – Amy Saffell, directora ejecutiva de ABLE Youth

ABLE Youth también ofrece un campamento de independencia para niños mayores de 10 años. Allí aprenden a hacer las tareas del hogar, como lavar platos y tender la cama. Saffell elabora: “Estas son cosas que deben aprender a hacer y saber que pueden hacerlo. Solo deben ser enseñados a cómo hacerlo porque la forma en que lo harán será distinta a como lo hacen sus padres, hermanos y amigos. Pero la habilidad para hacerlo está allí”.

La importancia de una cálida bienvenida

Saffell es miembro y voluntaria en la Iglesia Metodista Unida Christ, en Franklin, Tennessee.

“Algunas personas tienen la idea errónea de que porque uso una silla de ruedas y tengo una discapacidad mi vida es más desafiante que la de otras personas. Eso no es cierto”, nos dice Saffell. “Creo que la vida de todos es difícil, sólo se trata de cuáles son tus desafíos y los obstáculos que enfrentas. Todos necesitamos un lugar donde ir para encontrar fortaleza, paz y entendimiento. Para mí la iglesia ha sido un maravilloso lugar donde encontrarlos”.

Cuando Saffell visitó por primera vez la IMU Christ, el pastor la invitó a dirigir la adoración y a participar en otros ministerios. El pastor admitió rápidamente que el santuario no estaba equipado con una rampa que condujera al estrado, pero estaban construyendo un nuevo santuario que era accesible.

“Eso fue muy enriquecedor para mí. Encontré una iglesia que me acogía”, dice Saffell. “El pastor vino a mí, me buscó y me dijo: ‘Te queremos aquí, queremos que te involucres’. Eso fue maravilloso”.

“Estoy muy agradecida de mi iglesia y de toda la gente que he conocido allí. Encontré que es el lugar donde siento que pertenezco y que la gente allí está feliz de apoyarme a mí y a ABLE Youth”.

Laura Buchanan trabaja para UMC.org  en Comunicaciones Metodistas Unidas, Nashville, Tennessee. Contáctese por email.

United Methodist Communications is an agency of The United Methodist Church

©2023 United Methodist Communications. All Rights Reserved