Skip Navigation

Aprueban plan hispano

 

Por Julio Gómez
7 de mayo de 2004 | PITTSBURGH (UMNS)

Un plan para continuar el ministerio entre el pueblo hispano fue aprobado por la Conferencia General, el cuerpo legislativo de la Iglesia Metodista Unida, reunido aquí. Considerando el rápido crecimiento de la población hispana en este país, los mil delegados oficiales de esta conferencia aprobaron sin reparos la continuación del Plan Nacional de Ministerios Hispanos.

Esta iniciativa ha estado trabajando por varios años socorriendo a las iglesias locales en actividades específicas para lograr servir al pueblo hispano y portugués.

“El punto fuerte del Plan, según Saúl Trinidad, consultor de dicha organización, es el de presentar un modelo contextual del ministerio” de manera que se ofrezca la oportunidad de ver dónde se encuentra la parroquia y cómo puede servir mejor al pueblo. “Ofrecemos ayuda para el desarrollo congregacional”, agregó Saúl.

Con una tasa de crecimiento del 60 por ciento durante los últimos trece años, los latino americanos se han convertido en el grupo minoritario más grande y más diverso del país. Cada día llegan nuevas personas que hablan español o portugués ocasionando graves problemas de comunicación. Muchos se ven solos y aislados, a veces sin un contacto en en el pueblo a donde llegan. La iglesia tiene la responsabilidad moral de ayudar, no solamente a estas personas, sino todas aquellas que atraviesan por momentos cruciales en sus vidas.

“Plenamente conscientes de las necesidades y las oportunidades que estas personas confrontan, dijo el Rdo. Elí Rivera, coordinador del plan, podemos ofrecerles una nueva ruta” para el éxito en este país.

Un grupo de líderes metodistas se han involucrado en un programa de ayuda a los trabajadores y trabajadoras que entraron a este país sin documentos oficiales. Éstas son tan vitales a la economía del país como lo son los que trabajan con sus documentos en orden.

Las razones dadas para continuar con el Plan Nacional fueron, entre otras:

  1. El rápido crecimiento de la población latino americana y la necesidad de capacitar a estas personas en la fe y comportamiento cristiano.
  2. Abarcar no sólo al pueblo hispano, sino también a una fuerte corriente inmigratoria del Brasil.
  3. La necesidad de la formación de un buen liderato latino americano.
  4. Enfocar un ministerio de justicia a favor del pueblo latino. Luchar a favor de sus derechos.
  5. Alcanzar con el mensaje cristiano, por medio de comunidades de fe, a aquellas personas que no profesan ningún tipo de religión. Esto puede efectuarse por medio de una movilización  de las congregaciones locales.